273-0383
974-130-397
Emergencias: 974-130-397

MANUAL DE DROGAS PARA PADRES

Muchos padres y madres, por no decir todos, se plantean más de una vez si sus hijos van a tener problemas con el alcohol y las drogas. Se lo plantean con conocimiento de causa, puesto que el acceso a estas sustancias es relativamente fácil en nuestro país. Pero muchas veces no saben cómo responder a esa inquietud. En ocasiones creen que no saben muy bien qué hacer, o creen que sus hijos no les van a hacer caso, o bien no están convencidos de entender bien el problema; en ocasiones se sienten demasiado aislados o impotentes para hacer algo, y en otras no hay acuerdo entre los dos padres sobre lo que hay que hacer o se dan problemas asociados como los estudios, etc. Hoy en día la droga forma parte de nuestra sociedad. Todos hablamos alguna vez de drogas, comentamos que vemos a los jóvenes fumando porros en la calle, o haciendo “botellón”; hablamos de los problemas que tienen los profesores para enfrentarse a jóvenes que consumen y menudean en torno a los institutos, conocemos casos de accidentes de tráfico en los que mueren chicos que han bebido demasiado. Muchos padres beben en ocasiones alcohol o fuman. Es posible también que hayan consumido porros alguna vez. Sea como sea, las drogas están en boca de todos; éste es un problema social, que afecta cada vez a chicos de edades más tempranas. Pero también es cierto que dentro de nuestra sociedad existe una parte (la mayoría) que no consume, y tiene valores y actitudes en contra de las drogas. Ante este estado de las cosas, no hay nada peor que sentirse paralizado, no saber qué hacer. Aunque no seamos conscientes, los hijos esperan en estos temas una orientación o respuesta por parte de sus padres y madres. En su actitud diaria puede parecer lo contrario, pero para los jóvenes españoles (alrededor de un 80%, según el Centro de Investigaciones Sociológicas) la familia es el valor más importante. También, los jóvenes opinan que donde se dicen las cosas más importantes, en cuanto a ideas e interpretaciones del mundo, es en su casa con la familia (un 53%). A través del trabajo con familias, que desde el EPAD1 hemos venido realizando en los últimos años, se han detectado una serie de características comunes en las familias con hijos consumidores. Este manual surge para tratar de dar respuesta a las demandas de dichas familias, pero también para que aquéllas que tienen hijos que no consumen, sepan como pueden prevenirlo. Este manual pretende ser una ayuda para que los padres y madres os impliquéis en este tema educativo de primer orden. No encontrareis aquí “la receta mágica” para hacer desaparecer los problemas, pero sí que hemos intentado hacer una guía lo más práctica posible, que os facilite entender el tema y saber qué podéis hacer. Con cierta frecuencia –aunque no siempre- estos consumos suelen ir asociados a problemas de conducta, problemas con los estudios, falta de respeto, malos rollos en la familia etc. Incluso puede que estos problemas sean los más evidentes para los padres y madres, más que el propio abuso de alcohol y drogas. Pero en otras ocasiones los consumos y los excesos no derivan de problemas especiales sino del tipo de diversión que practican muchos jóvenes, en la actualidad, durante los fines de semana. Es decir, la propia dinámica de la diversión (salir hasta tarde, tener dinero, amistades que consumen, los locales a donde van,…) les lleva a consumir y abusar de las drogas. Frente a todo ello, hay que intentar entender el problema y luego decidir y consensuar dentro de la familia qué se puede h
acer. Siempre hay posibilidades de actuar. Aunque debemos tener presente que las actuaciones no son únicas ni definitivas.

La forma en que funciona la sociedad actualmente, en la que los padres están muy ocupados, las exigencias de estudios son importantes para los hijos, y éstos pasan muchas horas con los amigos, no facilita a veces las cosas. Antes, la dependencia –para bien o para mal- de los hijos hacia sus familias era más importante y duraba más años. Estos cambios sociales actuales hacen que no sepamos muy bien cómo actuar. Y cuando lo hacemos nos vienen muchas preguntas a la cabeza: ¿lo estaré haciendo bien?, ¿a qué hora le tengo qué decir que vuelva?, y si no vuelve ¿le castigo o seré demasiado duro?, ¿qué hacen los otros padres?, ¿me estaré tomando las cosas demasiado en serio?, ¿no sería mejor dejar hacer y cuando sea mayor ya se dará cuenta?… Intentaremos ayudaros en estas cuestiones, de forma clara, sencilla y práctica, a fin de poder aportar soluciones que os sirvan en el día a día. Es verdad que la educación de los hijos no es únicamente responsabilidad de los padres. Sin lugar a dudas, es necesaria una mayor coordinación e implicación de todas la figuras importantes en dicha educación (familia, escuela, administración, medios de comunicación, industria recreativa,…). Esta mayor coordinación, en un mundo cada vez más complejo, es imprescindible, incluso entre los mismos padres, pero mientras esto se organiza no podemos quedar a la espera. En definitiva, este manual pretende, en primer lugar, que vosotros –padres y madres– recordéis la enorme importancia que tenéis para vuestros hijos. Y, luego, ayudaros de forma práctica y eficaz a que decidáis cómo podéis ser más útiles en la educación de vuestros hijos en un tema tan relevante y actual como el uso y abuso de alcohol y otras drogas.

Los jóvenes, a esta edad, están en continuo cambio; no saben muy bien aún quienes son, ni lo que quieren, ni si van a ser capaces de manejar el mundo y la vida con todas sus dificultades… Se encuentran llenos de dudas. Y al mismo tiempo, necesitan reafirmarse como personas (¡yo estoy aquí!) A veces, la mejor manera que tienen los jóvenes para protegerse ante todos los nuevos cambios que se les vienen encima, ante las nuevas exigencias y los nuevos retos, es dando la espalda a la realidad, regresando a la comodidad de la infancia (donde todo se decide por él), y esperando a que ‘todo se solucione solo’. Por ello, es importante que trabajéis conjuntamente con vuestros hijos, para que aprendan a identificar los problemas, a enfrentarse a ellos, y a saber pedir ayuda siempre que la necesiten; una manera de mantener una buena comunicación con ellos es buscando espacios de ocio común, cosas que os guste hacer a padres e hijos por igual.

Padres de hijos adolscentes

Responder

Nosotros

Las dependencias a las sustancias como las drogas, alcoholismo, ludopatía, ansiedad y la depresión son los males centrales en el país . Según estadísticas de la Dirección de Salud Mental del Minsa, los problemas centrales a nivel nacional son la ansiedad, depresión y las adicciones en todas sus formas las mismas que se presentan en todos los sectores socio económicos con incidencia en Lima, Arequipa, Cusco, La Libertad y Callao.

Nuestros Socios


Asesoría Terapéutica

Av. Principal N° 444
Urb. Aurora - Surquillo
Referencia: Altura de Plaza Vea
de la cdra 21 de Av. Angamos.
info@gruppolibertad.com
273-0383
#974-130-397
974-130-397
Residencia de Varones "Libertad":
Calle 9 Manzana LL lote 4-A
Casa Blanca – Pachacamac
Residencia de Mujeres
"Casa Bella":
Calle 65, Manzana 69 Lote 4 -
Cieneguilla
Horarios de Atención:
Lunes - Viernes:
9 am. - 1 pm. / 2 pm. - 7 pm.
Sabados: 9 am. - 1 pm.